El corto “La Entrega” fue seleccionado para el festival Clermont-Ferrand

A seis meses de su lanzamiento, la producción cuenta con más de veinte galardones y ha sido presentado en más de 30 festivales en el mundo.

Compartir

El cortometraje “La Entrega”, del gallego Pedro Díaz, es uno de los 78 filmes seleccionados en la Competición Internacional de Clermont-Ferrand, el festival de cortos más importante del mundo. La cinta protagonizada por Ramón Barea ha obtenido más de una veintena de premios en sus primeros 6 meses de distribución y ha sido nominada a los próximos Premios Goya. El cortometraje está coproducido por Pedro Díaz, Fran Carballal, Bosalay Films, Plano a Plano, Kabiria Films, Salon Indien Films y 39 Escalones.
 
Los premios y las selecciones cosechadas en este tiempo le permitieron entrar en la preselección de los Goya y finalmente resultar uno de los 5 trabajos nominados en la categoría de Mejor Cortometraje de Ficción. Un impulso que continúa con la inclusión del filme en esta nueva competencia. Como ha dado a conocer la organización del evento, esta pieza forma parte de los trabajos seleccionados procedentes de 52 países de entre un total de 6 mil 353 de todo el mundo. El festival francés es uno de los calificadores por la Academia de Hollywood para los premios Oscar y también reconocido por la European Film Academy.
 
El corto también ha formado parte del festival Tous Courts Aix-en-Provence y del Edmonton Film Festival - Shorts 2022 (Canadá), reconocido también por la Academia de Hollywood como uno de los festivales más importantes del mundo. Ahora, el equipo viajará hasta la localidad francesa que da nombre al ClermontFerrand para participar en su celebración durante la semana del 27 de enero al 4 de febrero. Para volver a ponerse en ruta hacia Sevilla el día 11 de febrero, fecha en la que se celebrará la 37 edición de los Premios Goya.


 
“Es un foco de luz sobre temáticas y personajes que parecían olvidados para la sociedad”, dijo el director. Entre sus últimos reconocimientos se encuentra el Premio Especial del Jurado en el Certamen Internacional de Cortos de Soria, por lograr que entremos en el pequeño mundo de su protagonista y que asistamos a un momento tan decisivo para él de forma casi invisible; y el Premio a Mejor Guion del mismo certamen, por ser un guion que no se desvía de la historia principal, tiene claro el rumbo de la película, la define y la hace como es. Más de una veintena de premios y más de 30 selecciones en 6 meses. Ha sido seleccionada en más de una 30 festivales y superado la veintena de galardones. Entre ellos: Premios al Mejor Cortometraje en el FICVI, en el Certamen Nacional de Cortos de Astorga, en las Xociviga 2022 y en el Certamen de Cortometrajes Roberto Chiara (Argentina); Premio Mejor Cortometraje “Mirada Joven” en el Ponferrada International Film Festival; Premio del Público en el Festival de Cans 2022, en el OUFF en Curto y en el Frame Film Festival; Mejor Cortometraje El Blog de Cine Español en el Festival de Cine de Comedia de Tarazona; Premio a la Mejor Fotografía en el Festival de cine de Villamayor; Premio a la Mejor Banda Sonora en el Festival de Cine de Sonseca; Tres premios en el Certamen Internacional de Cortos de Soria (Premio Especial del Jurado, Premio al Mejor Guion y Premio “Uno de los nuestros” a la Mejor Dirección), y hasta siete galardones a Mejor Actor para Ramón Barea (en Premios Fugaz, Festival de Cine de Astorga, Festival de Cine de Villamayor, Puçol XS, Semana Cine Corto de Sonseca, Octubre Corto y en el Ponferrada International Film Festival).
 
La descarnada interpretación de Ramón Barea en “La Entrega”, lo ha convertido en uno de los actores más laureados este año en el circuito de cortometrajes. “No he hecho tantos cortos como la gente cree, pero me he enrolado en cosas que han ido muy bien. Muchos han sido óperas primas, ahí estaba yo en el primero de Icíar Bollaín, Álex de la Iglesia o Enrique Urbizu”, compartió Barea.
 
“La Entrega” es la historia de Armando, un hombre de 80 años y difícil carácter que vive confinado en su casa por un desconocido trauma emocional. Su único contacto con el exterior es con el joven rider encargado de traer los pedidos que su hijo encarga desde el extranjero. El último de esos paquetes es un regalo inesperado: un ordenador portátil que Armando no sabe utilizar. Para aprender a navegar en internet no le quedará más remedio que dejar entrar al chico en su casa. Una relación complicada que le abrirá las puertas de un mundo nuevo y fascinante, pero también el reencuentro con los fantasmas de su pasado. Una historia que habla de salud mental, soledad endémica y brecha tecnológica. De un anciano solitario sin formación ni acceso a nuevas tecnologías que, cuando alguien se toma la molestia de enseñarle, descubre en esos medios la vacuna al aislamiento, la depresión y la desmemoria. Pero esta pieza también habla del poder transformador de los pequeños gestos, de no dejar que mueran las historias que se esconden detrás de puertas a las que nadie llama. Un relato agridulce sobre el aislamiento, la salud mental y la comunicación.
 
“La historia es una ventana abierta a un personaje aislado. Queríamos adentrarnos en su universo sin hacer mucho ruido, observarlo y entender a una generación que tiene mucho más que contar de lo que ellos mismos quieren mostrarle al mundo”, expresó el director Pedro Díaz.
 
El realizador, quien desarrolla su carrera profesional como realizador publicitario y en la plataforma televisiva Movistar Plus+, en los últimos años ha dirigido importantes campañas para firmas como Estrella Galicia, Netflix, La Liga, Peugeot o el Banco Santander y afronta aquí su segundo cortometraje tras su anterior trabajo: “Mal de Sangre (2014). Esta vez también lo escribió junto a Fran Carballal (‘A Coruña’), Director de Contenido en la productora de ficción Plano a Plano y guionista de series como “Luci”, “La Sala”, “Rabia”, “Servir y Proteger” o “Toy Boy”. Juntos dieron vida al personaje protagonista del corto, Armando, quien nació de una imagen real vivenciada por Fran. Una estampa lírica y sorprendente que cobra sentido en el ultimísimo plano del cortometraje.

Notas relacionadas