7 SEP 2020

LA SIMBIOSIS ENTRE EL MUNDO DE LA MÚSICA Y EL GAMING: UNA TENDENCIA EN ALZA

Artistas de la talla de Marshmello o Travis Scott ya brindaron conciertos virtuales dentro de videojuegos, una opción que resulta cada vez más atractiva tanto para las marcas como para los jugadores.

null

Marshmello

Compartir

El videojuego “Fortnite” se ha instalado como el escenario insignia para el desarrollo de un nuevo formato: los conciertos virtuales dentro de los videojuegos. Apalancado por la nueva tecnología disponible actualmente, y potenciado por una pandemia mundial, es un formato innovador de entretenimiento que ya es tendencia entre los más jóvenes.

El exitoso videojuego de Epic Games fue el puntapié inicial para la creación de los shows virtuales presenciados por los avatares de los jugadores, incluso antes de la pandemia. El año pasado, el famoso DJ estadounidense y fanático de los videojuegos Marshmello brindó un set de música que disfrutaron más de 10 millones de usuarios en todo el mundo.

Otro ejemplo ilustrativo fue el acontecido en abril de este año, cuando el rapero Travis Scott, también estadounidense, realizó un tour musical de varios días en “Fornite”. Su gira, titulada, “Astronomical” constó de cinco recitales que fueron vistos por casi 28 millones de usuarios únicos.

Si bien la performance inicial duró solo 10 minutos, el tiempo fue suficiente para convertirse en un verdadero hito al ser la reunión de jugadores in-game más grande en la historia del “Fortnite”. La gira "Astronomical" incluyó, además, nuevas experiencias gratuitas para jugadores que no eran posibles en el modo de juego normal.

"Ya sea en la comunidad de jugadores o las personas que ni siquiera jueguen, definitivamente  se sentía que había gente de todo el mundo concentrada y mirando el show”, comentó Travis Scott una vez finalizado el evento virtual. “Lo haría de nuevo con total seguridad. Esto fue solo el comienzo”, agregó.

Otro modelo que combinó la música con el gaming dentro de “Fortine” fue la nueva fiesta virtual “Party Royale”, en donde durante el mes de mayo realizaron performances Diplo (con un set en vivo), Young Thug y Noah Cyrus. Al igual que los casos mencionados anteriormente, el evento fue seguido por millones de usuarios en todo el mundo.

Según cifras de Epic Games, “Fortine” sumó 100 millones de usuarios nuevos y alcanzó en total 350 millones aproximadamente, posicionándose como uno de los más grandes de la historia de los videojuegos y dejando bien en claro su enorme potencial no solo para el gaming sino también para el branding.

●  ¿CÓMO ES EL PANORAMA EN AMERICA LATINA?

En Argentina se realizó este año Raventena, el primer festival de música en “Minecraft”, el cual contó con tres ediciones y la participación total de 30 artistas. Se trató de una trasmisión en vivo de audio realizada a través de la plataforma Twitch, con shows y DJ sets. El encuentro virtual fue disfrutado por más de 5.000 personas.

“Es el primer festival de música de ‘Minecraft’, y nació a partir de la cuarentena. Estábamos buscando una alternativa a las fiestas digitales que había en el momento y nos pareció que la mejor manera de hacer algo así era generando un espacio digital en el cual la gente no solo pudiera interactuar con los artistas que está escuchando sino también entre el mismo público”, le contó Julián Príncipe, uno de los organizadores del evento, al medio argentino Infobae.

“El festival se mantuvo completamente gracias al crowdfunding. La gente aportó plata para poder pagar los servidores y mantener el festival a flote. Después de las tres ediciones, las condiciones de cuarentena fueron cambiando y los organizadores -que somos seis personas- empezamos a tener que trabajar o estudiar, y como la Raventena nos tomaba muchísimo tiempo, porque realmente era muchísimo trabajo hacerla, decidimos tomar una pausa indeterminada, y donamos toda la plata que habíamos recaudado y que teníamos guardada para las próximas ediciones al personal médico de la provincia de Chaco”, agregó Príncipe.

De este modo, los festivales de música en vivo están empezando a trasladarse al mundo virtual, ofreciendo experiencias interactivas y 100% digitales. Lo que hace unos años era impensado, hoy se consolida como una realidad que tiene un enorme valor tanto para las marcas como para los artistas.