9 JUN 2021

CONTINÚA FIRME LA RETRACCIÓN DE LA TV PAGA BRASILEÑA

Según datos divulgados por Anatel, durante abril perdió más de 156,9 mil suscriptores, cerrando el mes con 14,15 millones. Con este resultado, la erosión mensual de clientes de TV paga a lo largo de 2021 se mantuvo en casi 170 mil.

Compartir

En Brasil, el mercado de la televisión paga volvió a experimentar una nueva retracción. Según datos difundidos por la Agência Nacional de Telecomunicações (Anatel), durante el mes de abril perdió más de 156,9 mil suscriptores, cerrando el mes con 14,15 millones de usuarios.

Con estos resultados, la erosión mensual de clientes de TV paga a lo largo de 2021 se mantuvo en casi 170 mil, lo que es más del doble de la tasa promedio de pérdida base por mes registrada el añ pasado: 77 mil clientes mensuales.

Según Anatel, la mayor caída del mes fue experimentada por Sky, con una pérdida de 89,4 mil clientes; totalizando 4,194 millones de suscriptores al cierre de abril. Luego le siguió Claro perdiendo 79 mil suscriptores, 21 mil en DTH y 58 mil en cable. Así, la operadora tiene 6.685 millones de suscriptores de TV paga, de los cuales 5.9 millones son clientes de TV por cable y 779.6 mil clientes de DTH.

Vivo TV tuvo una pequeña retracción de 12 mil suscriptores, cerrando el mes en 1.211 millones; en tanto que el único operador que mostró crecimiento fue Oi TV, con un saldo positivo en abril de 13,15 mil clientes, cerrando el mes con 1.736 millones de usuarios.

Anatel autorizó el cobro anticipado por el servicio de TV de paga

El regulador brasileño aceptó la solicitud de Sky y aprobó una medida cautelar para permitir a los operadores de TV cobrar el servicio antes de ser consumido por el usuario. La restricción a esta forma de pago imponía un costo en el mercado de las telecomunicaciones, generando precios más altos para los consumidores e impidiendo una mejor competitividad con el sector del streaming.

La medida permitirá a los proveedores brindar formas de pago innovadoras, lo que debería ampliar los planes a disposición de los consumidores e impulsar la competencia de los operadores en relación a los servicios de streaming.