Fin de la huelga, SAG-AFTRA y AMPTP llegan a un acuerdo

Después de tres meses y medio de protestas, representantes de SAG-AFTRA y la AMPTP logran una salida a la renegociación del contrato colectivo de más de 160.000 intérpretes con mejoras salariales.

Compartir

Hollywood cierra la pesadilla que mantiene en vilo a la industria desde hace 118 días. SAG-AFTRA, el sindicato de actores de Hollywood llegó a un acuerdo tentativo con los estudios el miércoles para concluir su huelga, con lo que llegó a su fin una disputa laboral de meses que provocó una parálisis histórica en el sector del entretenimiento. Aún falta que el acuerdo contractual por tres años sea aprobado en votaciones de la junta directiva sindical y sus miembros en los próximos días, pero de todas formas los líderes declararon que la huelga llegará a su fin a las 12:01 de la madrugada del jueves. Ejecutivos de las principales compañías de entretenimiento, incluidas Disney, Netflix, Universal y Warner Bros. Discovery, intervinieron directamente en las negociaciones, que, al igual que todas las conversaciones sindicales de Hollywood, estuvieron encabezadas por la Alianza de Productores de Cine y Televisión.

Después de 15 intensos días de negociaciones, con algunos de conversaciones y otros de pausa para la reflexión, el comité negociador de SAG-AFTRA ha logrado un acuerdo tentativo firmado “de manera unánime”, según ha anunciado en un comunicado el sindicato de intérpretes, por el que explica que la huelga finaliza definitivamente en cuanto empiece este jueves 9 de noviembre. Los términos del acuerdo no fueron dados a conocer por el momento. SAG-AFTRA indicó que los detalles se harán públicos luego de una reunión el viernes en la que los integrantes de la junta revisarán el contrato. Los temas sobre la mesa incluyeron la compensación a corto plazo y pagos de regalías en el futuro por desempeños en el cine y la televisión, al igual que el control de las imágenes de los actores y sus retratos generados con inteligencia artificial. Lo que sí se ha confirmado es que el acuerdo se mejorarán tanto el salario mínimo de los trabajadores como las aportaciones a sus fondos de salud y de pensiones, se aumentarán los pagos llamados residuales (los que reciben los intérpretes tras la emisión en televisión, y ahora en las plataformas, de sus series y películas) y habrá nuevas normas que regularán el uso de la inteligencia artificial, caballo de batalla hasta el final de la huelga, según ha dado a conocer en exclusiva el diario Los Angeles Times.

Más de 60.000 integrantes del Sindicato de Actores de la Pantalla-Federación Estadounidense de Artistas de Televisión y Radio (SAG-AFTRA, por sus siglas en inglés) entraron en paro el 14 de julio, uniéndose a guionistas que habían dejado de trabajar más de dos meses antes. Fue la primera ocasión en que los dos sindicatos estuvieron en huelga al mismo tiempo desde 1960. Los actores tienen un convenio colectivo que se renueva cada tres años. La firma del de 2020, en plena pandemia, fue un mero trámite, por lo que en el de este 2023 pretendían introducir cambios profundos. Pero las posturas entre el sindicato que representa a los más de 160.000 actores de EE UU y los poderosos estudios se alejaron tanto que dieron lugar a una huelga que comenzó el 13 de julio. Y no fue hasta el pasado 3 de octubre cuando ambas partes decidieron volver a sentarse a hablar del asunto.

Los estudios eligieron negociar primero con los escritores, alcanzando un acuerdo que sus líderes consideraron un gran triunfo, por lo que pusieron fin a su huelga el 26 de septiembre. Como ya ocurrió en la huelga de guionistas, los 160.000 actores del gremio tendrán que votar el viernes su aprobación, y ahí se conocerán los detalles del pacto. En el caso de los escritores, el 99% dio el visto bueno a la propuesta a finales de septiembre, tras casi cinco meses de paro.

Duncan Crabtree-Ireland, director ejecutivo y principal negociador del SAG-AFTRA, dijo que los avances logrados en el acuerdo justificaban la lucha. “Es un acuerdo del que nuestros miembros pueden estar orgullosos. Ciertamente estoy muy orgulloso”, dijo Crabtree-Ireland a The Associated Press en una entrevista. “Dijimos que sólo aceptaríamos un acuerdo justo, equitativo y respetuoso, y eso es precisamente lo que es este acuerdo. Así que creo que nuestros miembros, a medida que podamos publicar más detalles, los mirarán y dirán, esto es algo por lo que valió la pena estar en huelga”, dijo.

El sindicato valoró el acuerdo en más de un billón de dólares. Crabtree-Ireland dijo que el acuerdo incluye aumentos en los salarios mínimos para los actores, una mayor proporción de los ingresos por streaming para los artistas, mayores beneficios y protecciones contra el uso indiscriminado de la inteligencia artificial (IA) para la recreación de actuaciones. Los detalles de los términos no se darán a conocer hasta después de una reunión el viernes en la que los miembros de la junta revisarán el contrato. Las protecciones sobre la IA fueron un punto de fricción en las negociaciones que se habían desarrollado metódicamente, con largas pausas para que ambas partes se reunieran, desde que se reiniciaron el 24 de octubre. “Es algo que ha evolucionado incluso mientras estábamos en este proceso de negociación”, dijo Crabtree-Ireland. “Las capacidades de las herramientas de la IA generativa se han ampliado drásticamente. Así que realmente nos hemos centrado en asegurarnos de que las protecciones que negociamos estuvieran preparadas para el futuro o al menos resistieran al futuro”, dijo Crabtree-Ireland.

La otra parte negociadora, la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP por sus siglas en inglés), dijo en un comunicado que el “acuerdo representa un nuevo paradigma. Le da a SAG-AFTRA las mayores ganancias contrato por contrato en la historia del sindicato”. La AMPTP dijo que “espera que la industria reanude el trabajo de contar grandes historias”. Ejecutivos de las principales empresas de entretenimiento, incluidas Disney, Netflix, Warner Bros. Discovery y Universal, participaron directamente en las negociaciones.

El Sindicato de Guionistas de Estados Unidos (WGA por sus siglas en inglés) aplaudió el acuerdo del miércoles. “Estamos encantados de ver a los miembros de SAG-AFTRA ganar un contrato que crea nuevas protecciones para los artistas y les brinda una mayor participación del inmenso valor que crean. ¡Cuando los trabajadores están unidos, ganan!”, dijo el sindicato en un comunicado.

Aunque la huelga de guionistas tuvo efectos inmediatos y palpables para los espectadores, incluida la suspensión durante meses de los programas nocturnos y “Saturday Night Live”, el impacto de la ausencia de los actores no fue tan evidente de inmediato. Pero su efecto dominó (fechas de estreno retrasadas y espera para nuevas temporadas de programas) podrían sentirse durante meses o incluso años. Los actores deberían regresar rápidamente a los sets de películas donde se suspendieron las producciones, incluidas “Deadpool 3”, “Gladiator 2” (“Gladiador 2”) y “Wicked” (“Wicked: Parte 1”). Otras películas y programas se reiniciarán una vez que los escritores terminen los guiones.

Más allá de las producciones con guion, el fin de la huelga permite a los actores regresar a las alfombras rojas, los programas de entrevistas y los podcasts, a medida que se acerca la temporada de premios de Hollywood. La única entrega de premios importante afectada directamente por la huelga fueron los Emmy, que se aplazaron de septiembre a enero. Ahora, se movilizarán las habituales campañas de otoño para los Oscar. El acuerdo también significa el regreso a los sets para miles de miembros de los equipos de filmación que se quedaron sin trabajo durante las huelgas. SAG-AFTRA buscó compensar sus dificultades permitiendo que se llevaran a cabo acuerdos provisionales a veces controvertidos para algunas producciones más pequeñas y poniendo su fondo de ayuda para huelgas a disposición de todos los trabajadores de la industria.

Pero cualquier sensación de normalidad en la industria podría ser temporal. Las circunstancias que provocaron las huelgas (el cambio de los medios de transmisión tradicionales al streaming y tecnologías emergentes como la inteligencia artificial) no se han frenado. Y los logros obtenidos por las huelgas pueden envalentonar a otros sindicatos de Hollywood, o a estos mismos gremios, en negociaciones que se reanudarán dentro de tres años. Los líderes sindicales trataron la huelga como un momento decisivo desde el principio, ya que se produjo en medio de luchas laborales más amplias en otras industrias. 

Notas relacionadas