8 FEB 2022

Village Roadshow demandó a Warner por el estreno de "Matrix Resurrections" en HBO Max

La productora acusa a Warner Bros. de incumplimiento de contrato y por contribuir en forma directa al escaso resultado en boleterías, que apenas lacanzó los USD 150 millones.

Compartir

Village Roadshow, coproductora de "Matrix Resurrections" inició una demanda contra Warner Bros. por la decisión de estrenar la película en cines y en HBO Max de manera simultánea, algo que marcaría un incumpliento del contrato. En la demanda, que fue presentada en un tribunal superior de Los Ángeles, la productora acusa a la distribuidora de haber minado deliberadamente los resultados del largometraje en las salas de exhibición y de pretender obtener para sí los derechos de explotación de la película.

"El único propósito de Warner Bros. al adelantar la fecha de lanzamiento de 'The Matrix Resurrections' fue crear una ola de suscripciones premium de HBO Max de fin de año que se necesitaba desesperadamente de lo que sabía que sería una película de gran éxito", señala el texto de la demanda. "Y eso a pesar de saber muy bien que diezmaría los ingresos de taquilla de la película y privarán a Village Roadshow de cualquier ventaja económica que Warner Bros. y sus afiliados puedan disfrutar", asegura.

Actualmente, la asociación entre ambas compañías tiene una cláusula de arbitraje para resolver este tipo de disputas, pero Village Roadshow explicó en la demanda que no se aplica en este caso concreto. "Los contratos de las partes permiten expresamente que Village Roadshow presente cualquier acción de desagravio por mandato judicial o no monetario en este Tribunal", apuntan.

Esto se debe a que "ya que acordaron que el acuerdo de arbitraje no impedirá que ninguna de las partes busque desagravio por mandato judicial y otras formas de desagravio no monetario en los tribunales estatales o federales ubicados en el condado de Los Ángeles, California", dice la demanda.

En la demanda presentada este lunes, Village Roadshow también alegó que Warner Bros está tratando de eliminarla de futuras películas y programas de televisión de las que tiene participaciones o la propiedad intelectual de la obra.

En respuesta, Warner dijo que la demanda es un intento de la productora de evadir un proceso de arbitraje interno, que sería una obligación contractual ante disputas judiciales públicas como la que se abrió esta semana. En el comunicado, la distribuidora dice que la medida es “frívola” y que no tiene dudas de que saldrá victoriosa de los tribunales, en una decisión que aún no tiene fecha para salir.