Movistar Plus+ presentó las primeras imágenes de su producción “Galgos”

La serie, de Buendía Estudios, es protagonizada por Adriana Ozores, Oscar Martínez, Marcel Borràs, Patricia López Arnaiz, María Pedraza, Jorge Usón, Francesco Carril, Luis Bermejo y Daniela Estay.

Compartir

“Galgos” es un nuevo original de Movistar Plus+ producido por Buendía Estudios. Un drama empresarial y familiar que tiene como protagonista a la familia Somarriba y al Grupo Galgo, un gigante alimenticio que ha visto crecer a tres de sus generaciones. Dirigido por Félix Viscarret y Nely Reguera , el show llegará a la plataforma en enero de 2024. Escrita por Clara Roquet, Francisco Kosterlitz, Pablo Remón y Lucía Carballal, la serie ha sido rodada en distintas localizaciones de Madrid, Cantabria y Bruselas. 
 
"Desde el primer contacto con los guiones de ‘Galgos’, uno se da cuenta del maravilloso potencial de la serie, que cuenta con unos personajazos y unos diálogos ricos en una fina ironía. Al final, todo gravita en torno a unos seres que, luchando por salvar la empresa familiar, o un nivel de vida, o unos vínculos afectivos, se ven obligados a hacer malabares sin descanso, en una ansiosa lucha por mantener el control de sus vidas. El reto era retratar esa vorágine en la que se hallan, algo que se debía respetar tanto en rodaje como en montaje. Todo debía dar una sensación de río, de algo directo, inmediato, sin transición. Como si la vida de estos personajes, tratando de mantener el control, discurriera con un fluir nervioso, sin descanso", dijo Félix Viscarret.

“Galgos” cuenta con un reparto coral de renombre: Adriana Ozores (ganadora de un Goya por 'La Hora de los Valientes), el actor argentino Oscar Martínez (ganador de un Goya por 'El Ciudadano Ilustre'), Marcel Borràs, Patricia López Arnaiz (ganadora de un Goya por 'Ane'), María Pedraza, Jorge Usón, Francesco Carril, Luis Bermejo (nominado al Goya por 'Magical Girl') y Daniela Estay. La crisis del sector, avivada por la corrupción interna, la presión de las marcas blancas, la amenaza de nuevas normativas que buscan una alimentación más sana y el posible cierre de la fábrica más antigua del grupo provocan una serie de sucesos en cadena que harán temblar los pilares de la familia Somarriba. Es ahora cuando la lealtad, el amor, la confianza y la familia tendrán que medirse frente a la traición, el egoísmo, el control y el engaño.
 
Carmina Somarriba (Adriana Ozores) y Emilio Somarriba (Luis Bermejo) son los herederos del Grupo Galgo, empresa familiar especializada en bollería, chocolates y alimentación infantil. La crisis del sector, la inminente llegada de la ley del azúcar y la falta de liderazgo de Emilio, presidente de Galgo desde que falleció su padre, hacen que la empresa no pase su mejor momento. Gonzalo Díaz (Oscar Martínez), marido de Carmina, después de muchos años trabajando al lado de Emilio tiene sus propios planes para la empresa, pero una decisión repentina e inesperada de Carmina provoca un terremoto familiar y empresarial que afectará también a sus hijos Blanca (Patricia López Arnáiz), Guzmán (Marcel Borràs), Jimena (María Pedraza) y Julián (Jorge Usón). La lucha por el poder les irá separando, y Carmina tendrá que elegir entre salvar la empresa o su familia.

"Al tratarse de una familia de clase alta era fácil caer en retratos más grandilocuentes, con una puesta en escena más efectista, pero no nos interesaba. Al contrario, queríamos un retrato a escala humana. Centrarnos en sus pulsiones, sus deseos, sus miserias, bajarlos a tierra, mantener la  ironía implícita en la trama y en la construcción de personajes. Por eso, optamos por una cámara en mano viva que se moviera con ellos. Que ayudase a transmitir la vorágine en la que se hallan, constantemente en movimiento y tomando decisiones para salvar la empresa. Decidimos utilizar ópticas medias y una escala de planos que favoreciera cierta distancia, no abusando de los planos muy cerrados y sobre todo que le diera la máxima libertad a los actores. ‘Galgos’ es una serie de personajes y teníamos la suerte de contar con un casting excepcional, así que nos parecía imprescindible trabajar la puesta en escena, permitiéndoles moverse con libertad", detalló Nely Reguera.

 

 

 

Notas relacionadas