20 NOV 2020

MIP CANCUN 2020: SER PRODUCTOR EN UNA ETAPA DE INCERTIDUMBRE

¿Cómo producir en tiempos de pandemia? Tres grandes productores mexicanos compartieron su experiencia en el rodaje de series y películas. Participaron del panel Billy Rozvar de Lemon Films, Leonardo Zimbrón de Endemol Shine Boomdog y Moises Chiver de Alazraki Films.

Compartir

Uno de los paneles más esperados de MIP Cancun 2020 para los interesados en la producción y sus procesos fue "Ser productor en una etapa de incertidumbre" donde intervinieron tres de los referentes más importantes de la industria mexicana. Leonardo Zimbrón, Jefe de Producción de Ficción en Endemol Shine Boomdog; Billy Rozvar, CEO de Lemon Films; y Moises Chiver, Productor y co-fundador de Alazraki Films.

El puntapié inicial fue dado por Leonardo Zimbrón, quen ofreció detalles respecto de en qué etapa de trabajo lo tomó la llegada de la pandemia. "En la parte de preparación, ha habido un proceso de desarrollo muy intenso porque hemos estado muy confinados. Y en la parte de rodajes, la pandemia me llegó en la etapa de postproducción de una película que estábamos terminando y de una serie. El reto de la serie, que fue 'Súbete a mi moto' para Amazon Video en Latinoamérica y España, fue muy importante porque la postproduccón se complicó bastante. La tecnología ayuda de manera importante pero no hay que dar por hecho que todo se da de manera rápida. Además, como hicimos postproducción en México y Puerto Rico, mucho de los archivos que se enviaban se subían a la nube y demás; no obstante, hubo problemas de transmisión. Lo cierto es que subir un archivos o hacer una corrección de color a distancia sin el ancho de banda suficiente fue un reto constante".

El Jefe de Producción de Ficción en Endemol Shine Boomdog también se enfrentó a otros problemas al rodar fuera de su país. "En Puerto Rico hubo toque de queda en algún momento y eso también nos afecto en los tiempos porque, en ese contexto, las jornadas de trabajo se hicieron mucho más cortas y eso repercutió en los calendarios de entrega."

Sostuvo, también que experimentó enormes problemas con los ADR (Automatic Dialog Replacement) porque había que citar a los actores a cabinas de audio en distintas partes del mundo donde se encontraban. "Hubo un mometo crítico donde no hicimos citas en alguna sala y acondicionamos espacios de sus hogares, con las indicaciones de los especialistas, para poder hacer cabinas caseras y poder grabaciones de determinadas frases de ADR que nos hacían falta para poder terminar a tiempo la serie", reconoció.

A Lemon Films, la pandemia los encontró terminando la segunda temporada de "Monarca" para Netflix y con los guiones listos para iniciar con la segunda temporada de "Control Z". Billy Rozvar lo definió claramente: "Teníamos proyectos en desarrollo, otros filmando y otros con ganas e filmar." Una ecuación no tan fácil de resolver. "Debíamos terminar 'Monarca' porque si en Netflix pasa más de un año sin una segunda temporada, está probado que se da una curva descendente en cuanto al interés de la audiencia. Así que fue una de las primeras producciones con las que salimos a filmar, con todos los cuidados y cero contagios. Netflix apoyó muchísimo para que tuviéramos todo lo necesario para hacerlo. Filmamos un mes, entre junio y julio, y ya está listo para su estreno. Recién ahí, iniciamos la segunda temporada de "Control Z", con Alejandro Lozano de showrooner, y una tercera serie que no podemos anunciar porque Netflix no lo ha hecho todavía."

Analítico, Rozvar afirmó que lo más importante es transmitir a la gente del equipo la importancia de cuidarse. "No eres tú quién está en riesgo, sino quienes están frente a ti. Y entender, también, el tema de la tercera edad y de quien tiene condiciones vulnerables. En estas tres diferentes versiones de filmación, hemos advertido que lo más importante en todo este proceso es la educación a la gente."

No en vano, han incorporado nuevos actores en los sets aunque no actúen. "Hemos incorporado la fugura del supervisor COVID, cuya función es advertir permanentemente a todos los intervinientes. Tendrá que ser así por el tiempo que haga falta. Es la 'temporal normalidad', no me gusta hablar de 'nueva normalidad' porque necesariamente en algún momento va a cambiar. Todas estas cuestiones afectan porque tu productividad baja y tu presupuesto sube", enfatizó Rozvar.

Moises Chiver contó que al inicio de la pandemia estaba en pleno desarrrollo de una serie en un cuarto de escritores. "Lo más difícil de todo ha sido aprender en el camino cómo hacer para poderle resolver. He llamado montones de veces a Erika, la productora de Billy, para que me contará cómo lo estaban haciendo. El cuarto de escritores fue lo de menos porque se resolvió trabajando por Zoom, el problema fue al empezar la etapa de preproducción porque debimos aplicar un protocolo que limitaba las acciones en función de las urgencias. Todo se hizo mucho más lento. Por otra parte, todo esto nos obligó a alcanzar un orden y rigor a la hora de estar en un set. En México es muy habitual que una misma persona pueda cumplir más de un rol en el set y eso ya no es posible. Incluso, se requiere de más apoyos porque la persona que está en el set ya no puede tocar los camiones y a la inversa. Y eso nos ha impactado entre un 10 y un 15% más de tiempo, y entre un 12 y un 13% más de presupuesto", puntualizó.

Reconoció que el valor del nuevo orden de trabajo, pero destacó que era muy aterrador estar abriendo las pruebas todas las semanas y rezar que nadie salga positivo. "A diferencia de Billy, en Alazraki Films tuvimos casos positivos y hay que reaccionar muy rápido. Terminando la primera semana de rodaje tuve un falso positivo que, hasta que nos dimos cuenta, perdimos cuatro días y debimos reacomodar todo el plan de trabajo. Por supuesto, impactó a la hora del rodaje", evaluó.

Para Chiver un positivo puede cambiarlo todo. "Dependiente del protocolo, de quién sea y del círculo. Si se trata del personaje principal, lo más probable es que haya que interrumpir el rodaje. En nuestro caso no fue un personaje principal y el protocolo no nos obligaba a interrumpirlo; no obstante, debimos separar a la persona del círculo del set y evaluar si lo sustituía o si se lo esperaba, reacomodando el plan hasta su regreso."

Cambios en los protocolos

Moises Chiver no tiene dudas: se aprende en el camino. "Tengo la fortuna de trabajar con Netflix, que es un network que da mucha libertad para trabajar y controlar tus decisiones. Nosotros decidimos contratar un doctor y un epidemiólogo que nos están asistiendo 24 horas, caso por caso. Es muy difícil aplicar un protocolo genérico a cualquier situación extraordinaria que pueda ocurrir dentro de un set. Todo debe planearse con anticipación para no tener que interrumpir el rodaje".

Leonardo Zimbrón rememora que, desde los inicios de la pandemia, la industria y las asociaciones en México se reunieron y empezaron a platicar acerca de los protocolos. "Contamos con especialistas de la parte médica y representantes de todas las áreas para que nos dieran su opinión acerca de cómo iba a afectar a cada uno de los círculos de producción porque todo el mundo tiene que tener protección completa todo el tiempo, salvo los actores que están en escena y los que van a romper la sala a distancia en el momento del rodaje. Y ese protocolo se ha ido perfeccionando con la experiencia de otros países y con la alcanzada por productors locales que, en la medida en que empiezan a trabajar, rinden reportes e informaciones que permiten ir mejorándolo. Todo eso, además de nutrirse de los avances de la ciencia."

Claro que si es necesario rodar fuera del país, han que considerar algunas cuestiones adicionales. "Si tienes una locación fuera del país, hay que calcular muy bien la logística de traslado y cuál es el protocolo a aplicar en ese otro país. De igual manera con las persoans que viajan contigo, antes de subir al avión y después de llegar a destino. Además de una logística bestial y un anáslis de cada posible escenario, todo se reduce a la disciplina de cada quien", aseguró.

Claro que todos estos cambios que experimenta la industria en estos tiempos de incertidumbre no son todos negativos, y eso es lo que resaltó Rozvar. "Definitivamente, hemos aprendido que se puede trabajar con equipos más chicos. Es algo de lo que siempre nos hemos quejado todos, pero se puede. Otra cosa que cambia son las oficinas, porque ya no se necesitan espacios tan grandes. Claro que en la productividad del video hay cosas que no se pueden reemplazar, pero el 90% sí. Nosotros estamos desarrollando proyectos y rodando como nunca antes en nuestra carrera y eso es posible porque no hay tráfico, se va de junta a junta sin interrupciones. Eso es muy positivo y creo que debemos entender que hemos estado perdiendo mucho tiempo entre cosas importantes. Son cambios en positivo, que nos están haciendo de acero.", completó.

Por Aldo Bianchi