Grandes estudios confían a SEDA la gestión de los derechos de autor de la copia privada

El acuerdo con Disney, Paramount, Sony, Universal y Warner Bros habilita a la Sociedad Española de Derechos de Autor para la gestión y recaudación de la compensación equitativa por la copia privada de las composiciones musicales, incluidas películas, series y demás obras audiovisuales.

Share

La Sociedad Española de Derechos de Autor (SEDA) cerró un acuerdo, de carácter indefinido, con los grandes estudios, Disney, Paramount, Sony, Universal y Warner Bros, para la gestión y recaudación de la compensación equitativa por la copia privada de las composiciones musicales incluidas en sus películas, series y demás obras audiovisuales.

La copia privada es la que llevan a cabo particulares para uso personal y por la que los autores no perciben remuneración alguna. De esta manera, se establece por ley una contrapartida, que en el caso que nos ocupa, el de estos y otros estudios cinematográficos incluidos en el contrato, se acerca al millón de euros anual.

Para Manuel Recio “Patacho”, presidente de este organismo de gestión, se trata de una excelente noticia, que demuestra cómo los gigantes internacionales del audiovisual apuestan por un nuevo modelo de gestión, honrado, eficaz y transparente, alejado de antiguos métodos de trabajo.

SEDA nace como alternativa al monopolio en el sector y con la vocación de establecer una nueva y moderna manera de gestionar los derechos de autor de las obras musicales. Una iniciativa que se materializa en 2018 en la creación de una candidatura alternativa a la presidencia de SGAE.

Dicha candidatura desemboca en la creación de SEDA en la que se encuentran, entre otros, Kiko veneno, Rosa León y José María Guzmán, como nombres conocidos, junto a otro centenar de músicos. La desinformación y el temor, junto con la situación social vivida estos últimos dos años, han propiciado que muchos autores duden a la hora de dar el paso para asociarse con SEDA. Son, al mismo tiempo, los creadores jóvenes, ligados por generación a los nuevos sistemas de reproducción y descarga, quienes están llamando a la puerta de la nueva sociedad de gestión, donde “encuentran condiciones más ventajosas y fórmulas adaptadas al contexto actual”.

Seguir captando a estos nuevos compositores e ilusionar y convencer a los de siempre son dos de los grandes objetivos de la Sociedad Española de Derechos de Autor para el ejercicio 2022- 2023. El calendario importa, y mucho, ya que los músicos que deseen darse de baja en SGAE para unirse a otros organismos deben comunicarlo con seis meses de antelación, es decir, antes del 30 de junio. El siguiente reto, arduo tras un siglo de monopolio de la Sociedad General de Autores, es dignificar la imagen de los creadores musicales, muy castigada por su asociación a los escándalos de un pequeño colectivo. Patacho y Luis Martín, desde la Junta directiva de SEDA y su Órgano de Control, confían en que el acuerdo con Disney, Sony, Universal y Paramount, entre otras, sirva de acicate y suponga el inicio de una nueva época para los músicos españoles.