13 OCT 2020

NAGRA ADVIERTE SOBRE EL FÚTBOL POR TV Y LA PIRATERÍA EN STREAMING TRAS LA PANDEMIA

Anderson Torres, Manager Antipiratería de Nagra, explica que la marca de agua se puede usar para proteger fugas en TV lineal, transmisión en vivo y contenido VOD.

Compartir

El fútbol es un fenómeno masivo en la televisión desde la década de 1970; de hecho, hoy por hoy es uno de los principales productos de la parrilla televisiva. No solo por la audiencia, sino también por el aspecto publicitario y porque para muchos canales, especialmente la televisión paga, supone una importante fuente de ingresos ya que el contenido premium acaba haciendo aún más rentable la actividad.

Durante la pandemia, el deporte se detuvo muchos meses y, con ello, aumentó el refuerzo para prevenir la piratería. Anderson Torres, Manager Antipiratería de Nagra, sostiene que con la gente obligada a quedarse en casa, las pantallas se han convertido en la principal fuente de entretenimiento. "Para los proveedores de servicios de streaming, D2C y TV de paga, que tenían el deporte como atractivo, la reanudación de juegos es el momento justo para recuperar a los suscriptores que migraron hacia otras plataformas por la cancelación de eventos deportivos. Esto, considerando el surgimiento de una economía de suscripción, que vincula poco valor a los compromisos contractuales, y trae una nueva realidad a la que la industria está despertando”.

Si bien la pandemia del nuevo coronavirus no ha tenido un impacto negativo en la mayoría de las marcas de streaming, el ejecutivo destaca que un reciente reporte de Omdia estima que los proveedores de OTT verán un aumento del 12% en los ingresos en 2020, reconociendo así que repercutirá en las finanzas de las economías de los programadores deportivos y las plataformas especializadas. "Después de la fase de distanciamiento social obligatorio, es muy probable que el cambio en la forma en que las personas consumen el contenido, provocado por el brote del Covid-19, se mantenga. Indudablemente, tiene su lado positivo ya que creará más oportunidades para que los operadores expandan la llegada de sus servicios”, asegura el ejecutivo.

Una encuesta reciente, realizada por Trade Desk, reveló que en los Estados Unidos y en el Reino Unido los consumidores están dispuestos a pagar USD 20 / £ 20 al mes, respectivamente, por todas las suscripciones que tengan. "¿Cómo reaccionar ante este desafío que molesta a los operadores? ¿Sería la solución reducir los costos de producción y combinarlos con condiciones comerciales más atractivas, para que los servicios sean accesibles al mayor número posible de consumidores?", interpela. "Además de ser poco probable que sea económicamente viable, los costos nunca serán los mismos que los de sus contrapartes criminales, ya que los piratas no tienen costos de contenido como parte de su modelo de negocio. Además, muchos consumidores pueden no darse cuenta que están comprando servicios pirateados y otros estarán más interesados en el precio de oferta que en el proveedor contratado. Por eso, hoy en día, la lucha contra los piratas requiere una solución tecnológica, y la marca de agua forense, que aporta varios beneficios, encabeza la lista", comenta.

Además de admitir los servicios tradicionales de TV paga y OTT, la marca de agua forense se utiliza para proteger contra fugas de TV lineal, transmisión en vivo y contenido VOD. El proceso está automatizado y puede determinar la fuente de la fuga de forma rápida y eficiente, especialmente para eventos deportivos en vivo, identificando las fuentes de piratería y cerrándolas casi en tiempo real.

Torres explica que los propietarios de derechos también pueden agregar otra capa de marca de agua a nivel de suscriptor para identificar a los destinatarios actuales del contenido en caso de piratería y los suscriptores reales que cometieron la violación y piratearon el contenido. "Del mismo modo, los proveedores de servicios de televisión de pago pueden aplicar la marca de agua a nivel del dispositivo para identificar la fuente de una fuga pirateada, incluidos los que se utilizan para alimentar servidores de transmisión ilícita, lo que permite una acción antipiratería adecuada".

Para el ejecutivo, otro beneficio de la marca de agua forense es la identificación de la red, que puede desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la piratería al proporcionar información importante sobre los canales de un afiliado o licenciatario. "En el caso de los deportes en vivo, los propietarios de derechos a menudo comienzan por implementar una solución de identificación de red para tomar las medidas adecuadas contra la piratería, analizar los ingresos por licencias territoriales frente al riesgo de piratería y revisar su estrategia de licencias de contenido."

Torres puntualiza que todos estos beneficios son particularmente cruciales hoy, en el contexto de COVID-19, cuando la demanda de transmisión es alta. "Combinado con servicios contra la piratería, colaboración y acciones legales, esto puede proporcionar medidas efectivas para prevenir la piratería en la fuente a fin de preservar los ingresos de la actividad regulada."

En este contexto, la posibilidad de determinar el porcentaje de contenido pirateado en un sitio web determinado respalda este tipo de investigación. “Con base en los resultados de un estudio reciente de NAGRA, hemos elaborado una métrica para justificar las solicitudes legales de bloqueo de IP por falta de licencia. El bloqueo de IP y la redirección de DNS son armas adicionales en la lucha contra la transmisión de contenido ilegal, que ayudan a reducir la exposición y el acceso a servicios pirateados."

Finalmente, Anderson Torres concluye: "Debido al hecho de que la piratería digital permea un territorio legal relativamente nuevo, la cooperación y el diálogo entre las principales partes interesadas son esenciales para acelerar el tiempo para detener las violaciones masivas, especialmente para las transmisiones en vivo. Los operadores que implementan estrategias para proteger el contenido premium, cuando están en este tipo de coaliciones, fortalecen sus barreras contra la distribución ilegal de contenido, creando dificultades para los criminales y desalentando a quienes utilizan el acceso a servicios ilícitos”.